Archivo de la categoría: lugares

De ciudad vertical a zona cero [Memorial 9/11]

Plan maestro del WTC Daniel Libeskind

Se cumplieron 11 años del cambio morfológico que sufrió Nueva York tras el desplome de las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001. La definición de rascacielos cambió y, por unas horas, dejó de ser un motivo para alcanzar el cielo por encima de la silueta urbana de Manhattan. El atentado terrorista cambió la escala de la ciudad, dejó un hueco en la zona financiera del World Trade Center, y sólo un recuerdo de lo que fueran las dos torres esbeltas de 415 metros y 110 pisos, construidas en 1973 por los arquitectos Minoru Yamasaki, Emery Roth y Sons Consulting Engineer.

La ciudad perdió verticalidad y se llevó a un nivel de piso aún más abajo de menos cero. Las imágenes del impacto de los aviones y el desplome de cada uno de los pisos denotaron la inestabilidad y complejidad de los vínculos y afrentas culturales, aún reflejados en los edificios circundantes de la Zona Cero. “El colapso del skyline representó un límite histórico. Comenzaba una guerra sin frente ni retaguardia, ante un enemigo conjetural, que operaba al interior del sistema. El cielo amanecía como amenaza. Esa vulnerabilidad ha puesto en duda la arquitectura vertical. ¿Tiene sentido desafiar la gravedad con imanes del peligro?…El ataque a las Torres Gemelas tenía un cometido simbólico más grave: aniquilar la mitología de Nueva York”, escribió Juan Villoro en su columna para Reformatitulada “Pájaros y ceniza”.
Aún con algunos pájaros y restos de ceniza, la ciudad vertical y mitológica de los grandes rascacielos neoyorquinos prevalece con aires de una nueva identidad fragmentada. La Freedom Tower, proyectada por David Childs, buscará ser el nuevo hito arquitectónico para regenerar el sentido de urbanidad y escala en la zona. Esta torre, renombrada como One World Trade Center en 2009, tendrá 108 plantas y 1776 pies (541 metros de altura, 124 metros más que las Torres Gemelas) cifra que simboliza la fecha de la independencia de Estados Unidos. Este proyecto es parte del plan maestro del WTC a cargo de Daniel Libeskind, cuya propuesta fue elegida luego de un concurso por invitación en el que participó United Architects; THINK, encabezado por Rafael Viñoly y Frederic Schwartz; Richard Meier; Peterson Littenberg; Skidmore, Owings & Merrill; y Foster & Partners.

La propuesta de regeneración, con mayor contenido paisajista y museográfico que arquitectónico, compartirá altura con otros cinco edificios más sobre Greenwich Street, frente al nuevo National September 11 Memorial and Museum. Éste último, diseñado por el arquitecto Michael Arad y el paisajista Peter Walker, se trata de un proyecto de 6.5 hectáreas donde se integrará el museo y el monumento “Reflecting Absence”, enterrado a 21 metros, donde se localizaba la cimentación de las Torres Gemelas. En el sitio que ocuparon las torres, a nivel de banqueta, se colocaron dos cascadas que dejan caer el agua en enormes contenedores flanqueados con muros de bronce, en los que están inscritos los nombres de las 2 mil 983 personas fallecidas en los ataques del 11 de septiembre.
Además, se plantaron 225 robles blancos, que se unen a otros 175 especies arbóreas para delinear un tapiz verde en medio del asfalto grisáceo de la ciudad, rodeado de grandes edificios. Así, con una serie de intervenciones arquitectónicas inconexas que retoman la reminiscencia sobre la Zona Cero, comienza a redefinirse el punto neurálgico de Nueva York y evoca una nueva edición, pero en otro contexto, del libro The Life and Death of Great American Cities de Jane Jacobs, escrito en los años sesenta. A 11 años del 11 de septiembre, la vida y muerte de esta zona, el cambio de escala, la materialidad y el emplazamiento de emergentes hitos arquitectónicos, invita a repensar la condición del espacio público y la apropiación de nuestros alrededores, sin dejar a un lado los temas políticos, sociales y bélicos de este suceso.
“La construcción no sólo tiene la finalidad práctica de dar cobijo, ni la de crear las infraestructuras modernas de un estado. Aunque pueda parecer anclada en el pragmatismo, es una expresión poderosa y extraordinariamente reveladora de la psicología humana. Es un medio de hinchar el ego humano a la escala de un paisaje, una ciudad o, incluso una nación. Refleja las ambiciones, las inseguridades y las motivaciones de los que construyen y, por eso, ofrece un fiel reflejo de la naturaleza del poder, sus estrategias, sus consuelos y su impacto en los que lo ostentan…Si un país no cuenta con sus propios símbolos nacionales puede conseguir una suerte de gloria reflejada adoptando el estilo de una potencia declaradamente victoriosa, que sea sinónimo de eficacia, valor y éxito” (Sudjic, Deyan (2007) La arquitectura del poder, 2007).

Calamar Luciérnaga [y se comen]

El calamar luciérnaga (Watasenia scintillans), un miembro de la clase Cephalopoda, subclase Coleoidea, el orden Teuthida. Estos pequeños cefalópodos de 7 centímetros, poseen cientos de pequeños y débiles órganos luminosos (fotóforos), que generan una hermosa luz azul cobalto.

La luz resultante de los sistemas químicos y bacterianos dentro de un organismo vivo se denomina bioluminiscencia y se utiliza para variedad de propósitos.

La Bahía de Toyama, en Japón, es famoso por ser el hábitat del calamar luciérnaga, cada primavera se acumulan en grandes cantidades ocupando extensas superficies del mar en un fenómeno tan especial que ha sido designado como monumento de la Naturaleza. El pico de temporada de los calamares luciérnaga, en primavera, comporta grandes capturas para los pescadores y es un buen negocio para los barcos turísticos que ofrecen salidas para ver de primer mano el espectáculo mágico.

Y en Asia estos pequeños calamares son un gran festín!

Zombie Shopping Mall [quiero tu cerebro]

Todos creemos poder sobrevivir un apocalipsis zombie, aunque ninguno de nosotros ha podido constatarlo; al menos no de este lado del mundo.

En Reino Unido se ha estrenado una nueva atracción: Zombie Shopping Mall Experience (o la Experiencia Zombie del Centro Comercial). 
La idea es aprovechar un centro comercial abandonado, llenarlo de zombies (actores) y luego permitir a un grupo entrar y tratar de sobrevivir. 
Los combatientes serán equipados con armamento especial. Un gran ambiente, armas, maquillaje y efectos especiales son lo que hacen que esta aventura en tiempo real suene tan atractiva.

El centro comercial donde todo tiene lugar se encuentra cerca de Londres. El costo, por persona, es de $2,460 pesos, aproximadamente. La duración total de la experiencia es de tres horas. 
Hay una segunda experiencia de este tipo, también en Reino Unido, conocida como The Manor. En esta versión te enfrentas no en un centro comercial sino en una mansión. 
Si tienes el dinero para gastar y visitarás Londres en fechas cercanas, esta es una opción al tradicional tour turístico. Más información zombie-shopping-mall

Тоннель любви [Túnel del Amor]

El “Тоннель любви” en ruso  o “Túnel del Amor” en español, es una de las atracciones más importantes del pequeño poblado de Klevan, en Ucrania.

La acción conjunta de la naturaleza y el paso del tren han creado esta maravillosa visión onírica, pero que sucede en la realidad.

Una estructura que refrenda la idea que cuando las invenciones del hombre intentan no generar impacto destructivo, la naturaleza, tan dócil en este caso, se adapta bellamente al tráfico del “caballo de metal”.

Autocinema Coyote [México]

¡Que empiece la función!

El Autocinema Coyote es el primer autocinema en México en 25 años con ciclos regulares de proyección cada semana, presentando películas clásicas en formato digital, todas muy queridas y anheladas por el público.

El lugar cuenta con una decoración temática de los años 50’s, destacando en aspectos como la fachada, los letreros de la cartelera, la dulcería, los anuncios y animaciones antes de la película y muchos más, con el objetivo de brindarle al espectador una experiencia mucho más grande que la de solamente ver una película: transportarse al pasado, a algo que ya no existe hoy en día como tal, y vivir una velada inolvidable.

En el autocinema, la gente puede disfrutar de una película desde la comodidad de su coche, lo cual también implica una privacidad muy deseada que trae enormes recompensas. Por ejemplo, es un lugar ideal para llevar a una pareja en una primera cita, o para acudir con amigos o familia a disfrutar y comentar de una buena película, en un espacio cerrado como si estuvieran en sus hogares, pero a la vez conservando la magia de la colectividad del público en el cine. Es una mezcla entre ir al cine y ver una película en tu casa, y es la combinación perfecta de ambas, ya que tiene lo mejor de ambas.

El precio de los boletos oscila entre los $200 y $300 mxn, dependiendo de la película, este precio es por auto, independientemente de cuantas personas estén en el, [hay que aplicar el auto sardina] incluso hay bancas por si vas muy apretado en el carro, aunque si tienen que entrar en el carro para que aplique el precio.
En la cuestión de la botana, los precios están muy accesibles, más barato que en cualquier cine convencional.

Así que si quieres disfrutar de una noche especial, este es el lugar indicado, solo que tienes que estar trucha con la compra de los boletos, pues se acaban en un parpadeo.

¿Que hay detrás de Bliss? [La imagen mas vista del mundo]

Bliss ‘Felicidad’ es probablemente la foto más vista del planeta. No por gusto ni por deleite artístico, sino simple y llanamente porque fue la imagen de la promoción y el fondo de pantalla que Microsoft decidió incluir de serie en su sistema operativo Windows XP.
La foto muestra un paisaje del valle de Napa (California), con una pequeña colina como tema central. El verde de la hierba fresca que cubre la colina contrasta con el azul del cielo y éste, a su vez, con el blanco inmaculado de las pequeñas nubes que lo salpican.

El autor es Charles O’Rear, un fotógrafo especializado en ‘inmortalizar’ los viñedos de ese área y que cuenta en la actualidad con 69 años de edad. O’Rear trabajó durante 25 años para National Geographic y era proveedor habitual de Corbis, una compañía de stock fotográfico propiedad de Bill Gates.
La fecha en que O`Rear captó la imagen no está exenta de polémica. Así, mientras unos la sitúan en 1996, otros la adelantan a 1995 y… WTF?!: El propio autor la sitúa, en una entrevista reciente, nada menos que entre 2002 y 2003, algo del todo imposible si tenemos en cuenta que el lanzamiento de Windows XP se produjo en el año 2001. El criterio mayoritario es que fue tomada en 1996.
Por aquel entonces, esa zona del valle de Napa había sufrido una plaga que obligó a podar todas las vides y plantar césped. De ahí el aspecto ‘alfombrado’ de la colina. En la actualidad, el área ha sido repoblada de vides y el aspecto del paisaje ya no es exactamente el mismo. En 2006, el equipo de fotógrafos Goldin+Senneby capturó la realidad de ese terreno 10 años después (y en época seca).

O’Rear nunca ha desvelado el importe que recibió por la venta de su fotografía a Microsoft, según él debido a una cláusula de confidencialidad, pero según el ‘Daily Mail‘ está considerada la segunda venta de licencia de uso fotográfica más cara de la historia.
El autor recuerda el momento de la toma así (obviemos, por favor, el lapsus de la fecha):
“Recorrí la misma ruta entre Napa y San Francisco un par de veces a la semana entre los años 2002 o 2003, pero aquel enero la hierba estaba especialmente verde y brillante, así que me bajé, tomé un par de capturas y seguí mi camino.
[No pensó mucho más en la fotografía después de recoger a su novia, Daphne Larkin, con quien se casaría poco después. Fue sólo cuando recibió una llamada de su agente para Corbis diciéndole que Microsoft quería el original cuando se dio cuenta de que le había tocado el premio gordo].
No tenía idea de que, al tomar esa imagen, algo así podría suceder. Es probablemente la fotografía más conocida del planeta. Si la llevase a una aldea en Bangladesh la gente la podría reconocer y si paras a cualquiera por la calle en China también sabrá lo que es”.

Las estadísticas señalan que la fotografía ha sido vista ya por más de 1.000 millones de personas en todo el mundo, y la mayor parte de ellas lo hacen a diario. Aunque siempre hay excepciones, claro está, como por ejemplo la del propio ‘padre de la criatura’, Charles O’Rear, que no la ve prácticamente nunca porque trabaja con Mac.

Kenya [fotografía]

Diego Arroyo
Un excelente trabajo del fotógrafo Diego Arroyo, que logra transmitir la emoción del momento en estas imágenes del país de la montaña luminosa.

Diego Arroyo es director de arte y fotógrafo apasionado establecido en Amsterdam. Viaja por el mundo en busca de lo sutil: una sonrisa, un guiño de complicidad, esa mirada especial que revela nuestra verdadera esencia.
Su reto es tratar de atrapar la historia detrás de los ojos de los extraños, la magia de fondo que merece ser vista y, que por lo general, sigue siendo imperceptible.
Puedes ver este y otros trabajos aquí http://www.arroyodiego.com/