Archivo de la categoría: arquitectura

De ciudad vertical a zona cero [Memorial 9/11]

Plan maestro del WTC Daniel Libeskind

Se cumplieron 11 años del cambio morfológico que sufrió Nueva York tras el desplome de las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001. La definición de rascacielos cambió y, por unas horas, dejó de ser un motivo para alcanzar el cielo por encima de la silueta urbana de Manhattan. El atentado terrorista cambió la escala de la ciudad, dejó un hueco en la zona financiera del World Trade Center, y sólo un recuerdo de lo que fueran las dos torres esbeltas de 415 metros y 110 pisos, construidas en 1973 por los arquitectos Minoru Yamasaki, Emery Roth y Sons Consulting Engineer.

La ciudad perdió verticalidad y se llevó a un nivel de piso aún más abajo de menos cero. Las imágenes del impacto de los aviones y el desplome de cada uno de los pisos denotaron la inestabilidad y complejidad de los vínculos y afrentas culturales, aún reflejados en los edificios circundantes de la Zona Cero. “El colapso del skyline representó un límite histórico. Comenzaba una guerra sin frente ni retaguardia, ante un enemigo conjetural, que operaba al interior del sistema. El cielo amanecía como amenaza. Esa vulnerabilidad ha puesto en duda la arquitectura vertical. ¿Tiene sentido desafiar la gravedad con imanes del peligro?…El ataque a las Torres Gemelas tenía un cometido simbólico más grave: aniquilar la mitología de Nueva York”, escribió Juan Villoro en su columna para Reformatitulada “Pájaros y ceniza”.
Aún con algunos pájaros y restos de ceniza, la ciudad vertical y mitológica de los grandes rascacielos neoyorquinos prevalece con aires de una nueva identidad fragmentada. La Freedom Tower, proyectada por David Childs, buscará ser el nuevo hito arquitectónico para regenerar el sentido de urbanidad y escala en la zona. Esta torre, renombrada como One World Trade Center en 2009, tendrá 108 plantas y 1776 pies (541 metros de altura, 124 metros más que las Torres Gemelas) cifra que simboliza la fecha de la independencia de Estados Unidos. Este proyecto es parte del plan maestro del WTC a cargo de Daniel Libeskind, cuya propuesta fue elegida luego de un concurso por invitación en el que participó United Architects; THINK, encabezado por Rafael Viñoly y Frederic Schwartz; Richard Meier; Peterson Littenberg; Skidmore, Owings & Merrill; y Foster & Partners.

La propuesta de regeneración, con mayor contenido paisajista y museográfico que arquitectónico, compartirá altura con otros cinco edificios más sobre Greenwich Street, frente al nuevo National September 11 Memorial and Museum. Éste último, diseñado por el arquitecto Michael Arad y el paisajista Peter Walker, se trata de un proyecto de 6.5 hectáreas donde se integrará el museo y el monumento “Reflecting Absence”, enterrado a 21 metros, donde se localizaba la cimentación de las Torres Gemelas. En el sitio que ocuparon las torres, a nivel de banqueta, se colocaron dos cascadas que dejan caer el agua en enormes contenedores flanqueados con muros de bronce, en los que están inscritos los nombres de las 2 mil 983 personas fallecidas en los ataques del 11 de septiembre.
Además, se plantaron 225 robles blancos, que se unen a otros 175 especies arbóreas para delinear un tapiz verde en medio del asfalto grisáceo de la ciudad, rodeado de grandes edificios. Así, con una serie de intervenciones arquitectónicas inconexas que retoman la reminiscencia sobre la Zona Cero, comienza a redefinirse el punto neurálgico de Nueva York y evoca una nueva edición, pero en otro contexto, del libro The Life and Death of Great American Cities de Jane Jacobs, escrito en los años sesenta. A 11 años del 11 de septiembre, la vida y muerte de esta zona, el cambio de escala, la materialidad y el emplazamiento de emergentes hitos arquitectónicos, invita a repensar la condición del espacio público y la apropiación de nuestros alrededores, sin dejar a un lado los temas políticos, sociales y bélicos de este suceso.
“La construcción no sólo tiene la finalidad práctica de dar cobijo, ni la de crear las infraestructuras modernas de un estado. Aunque pueda parecer anclada en el pragmatismo, es una expresión poderosa y extraordinariamente reveladora de la psicología humana. Es un medio de hinchar el ego humano a la escala de un paisaje, una ciudad o, incluso una nación. Refleja las ambiciones, las inseguridades y las motivaciones de los que construyen y, por eso, ofrece un fiel reflejo de la naturaleza del poder, sus estrategias, sus consuelos y su impacto en los que lo ostentan…Si un país no cuenta con sus propios símbolos nacionales puede conseguir una suerte de gloria reflejada adoptando el estilo de una potencia declaradamente victoriosa, que sea sinónimo de eficacia, valor y éxito” (Sudjic, Deyan (2007) La arquitectura del poder, 2007).

Anuncios

REdiseño de objetos [IDEO]

Un asiento reconfigurable que complementa el modo de aprendizaje – y las herramientas que utilizan.

IDEO colaborado con Steelcase para encontrar y diseñar la plataforma adecuada para mejorar la experiencia del aula. El equipo observó, entre otras cosas, que los brazos de pastillas, los escritorios se había mantenido sin cambios durante décadas, a pesar de que los tamaños de clase y las densidades había crecido de forma espectacular. Esto presenta una oportunidad para Steelcase para entrar en el mercado de la educación con un producto que de inmediato podría tener un impacto en la distribución de asientos.
Steelcase es una compañía global con ventas anuales de $ 2.3 mil millones en arquitectura de interiores, mobiliario de oficina, y la tecnología.En 2010, Steelcase creó un Grupo de Soluciones para la educación en aportar su experiencia a las aulas y otros espacios educativos. El director del grupo, Sean Corcorran, señaló que la innovación en el diseño del lugar de trabajo era en gran medida sin precedentes en los ambientes de aprendizaje, y trató de cambiar eso.
IDEO creado una serie de conceptos de muebles. Como parte de un proceso iterativo de diseño, el equipo construyó varios prototipos a escala real del producto, los estudiantes y los instructores invitados para probarlos, y con frecuencia intercambian las piezas sobre la marcha en respuesta a la retroalimentación. Después de entregar un diseño IDEO plenamente industrial, ingeniería Steelcase su producción en un programa acelerado, por lo que la llegada del producto en el mercado que coinciden con los ciclos de compra de las escuelas.
El producto final, llamado nodo de la silla, ha recibido elogios por la promoción de la colaboración entre estudiantes, permitiendo a los educadores a las aulas de volver a configurar para adaptarse a diferentes estilos de enseñanza, y permite a las instituciones para ahorrar dinero haciendo que los espacios más flexibles y con capacidad para usos variados.
El presidente del Nodo su diseño elegante y utilitaria ha recibido elogios. “Los datos revelan una notable reflexión,” escribió Cliff Kuang en un artículo de FastCompany. “El asiento es un cubo de grandes dimensiones, para que los estudiantes pueden cambiar todo y adaptar su postura a lo que está pasando; El asiento también gira sobre un eje, de modo que los estudiantes pueden, por ejemplo, giran alrededor de mirar a otros estudiantes que hacen las presentaciones en clase, y un embase móvil permite que la silla para moverse rápidamente entre la conferencia basada en los asientos y las actividades de grupo. En las actividades de grupo, las proporciones son tales que las sillas y los escritorios integrados se combinan en algo así como una mesa de conferencias. “

Steelcase dio a conocer el presidente de nodo en junio en la Feria de NeoCon 2010 Mundial del Comercio, donde ganó un Premio a la Innovación. Antes de la disponibilidad de la silla dos meses más tarde, Steelcase recibió cerca de 5.000 pre-pedidos para que todo el mundo, a un precio de $ 599 o $ 399, sin tableta. Nodo ganó posteriormente una chispa!Premio a la “superlativo” de diseño.

Fuente de información http://www.ideo.com/work/node-chair/

[Burbu]casa de campaña

Pierre Stephane Dumas, es un diseñador francés que ha creado una gama de cabañas portátiles transparente, ofreciendo un lugar tranquilo para retirarse. La idea detrás de su colección de burbujas era crear un complejo de ocio temporal que tuviera un menor impacto sobre el medio ambiente, al tiempo que da la impresión de estar en la naturaleza. La gama incluye el BubbleTree, CristalBubble, BubbleLodge yBubbleRoom, que son adecuadas para pasar una noche dentro de ellas, sin perturbar el entorno natural.

Además, el diseño único y la geometría de las burbujas crean un efecto acústico de silenciamiento. “Los ruidos procedentes del exterior se reducen los ruidos procedentes del interior se hacen más nítidos hacia el centro de la esfera. Este hecho hace que la gente hable en voz baja provocando una sensación de apaciguamiento favorables para una siesta “, explica Dumas.

La instalación de las burbujas es rápida y fácil. Con un sistema de renovación del aire, la burbuja mantiene su forma esférica mediante la utilización de un ventilador que crea constantemente suave presión contra las paredes. Esta presión de aire también evita los problemas de humedad y proporciona un flujo constante de aire fresco en el interior de la burbuja. 

En el CristalBubble y BubbleRoom puede caber una cama king size, y cuentan con un pasillo en la entrada que ofrece un espacio para sus pertenencias personales. Todas las cabañas de burbujas son de 4 metros de diámetro y están hechas de plástico reforzado, anti-incendios y de protección ultravioleta. Cada cabaña cuenta con un suelo de madera (separable en 9 o 10 partes), un ventilador portátil con filtro, una cubierta protectora y una bolsa de transporte.

Estas burbujas no son baratas, sin embargo. Los precios de la CristalBubble es de 7 766 € (una cosa de nada si te sobran $135,850 mx) y están disponibles en BubbleTree.

Noches de Arabia [1001]

Muy lejos de los alrededores se encuentra ocupadon un lugar de belleza y de ocio, un oasis de palmeras situado en el desierto de Arabia. En esta isla de fantasía de los cuentos de hadas de las noches arabes, se reviven en el 1001 Hotel.

Las habitaciones del hotel se encuentran alrededor de tres vacios diferentes, diseñados con motivos árabes. Estos vacios giran en cada planta, haciendo de el interior un espacio espectacular. El concepto de 1001 noches está integrada en cada aspecto del hotel: cada una de las 1001 habitaciones está decorada diferente según un cuento de hadas. No sólo el diseño interior sigue este tema. Es parte de todo el concepto, desde los uniformes de las camareras a la forma de las lámparas.

El Museo Riverside de Glasgow [38 meses en 5 minutos de timelapse]

El Museo Riverside de Glasgow es la nueva sede del Museo del Transporte de esta ciudad escocesa, una obra diseñada por el estudio de la afamada arquitecta angloiraquí Zaha Hadid y el estudio de ingeniería de estructuras de Buro Happold e inaugurada en junio del año pasado tras unas obras de construcción que se llevaron a cabo durante 38 meses (desde la puesta de la primera piedra a el 13 de noviembre de 2007 hasta el otoño de 2010) y que se ha convertido en un edificio emblemático de la ciudad.


El vídeo ha sido realizado por el estudio de diseño gráfico Design is Central de Glasgow y en él podemos observar, además de cómo se levanta la peculiar estructura de la fachada principal del edificio, cómo sube y baja la marea del puerto en el que está enclavado el museo, algo que se nota mucho más al final del vídeo cuando amarran en el muelle un velero que podemos ver cómo sube y baja según la altura del agua.

REnzo Piano [semblanza]

Integración a la naturaleza arquitecto italiano

Las tres colinas del Zentrum (Museo) Paul Klee. La obra de Renzo Piano tardó tres años en construirse. Berna. Suiza

Página Oficial http://www.rpbw.com/

Alcanzó gran prestigio internacional, al combinar en sus edificios estructuras innovadoras con un original uso de los materiales y la preocupación por el entorno urbano. Nació en Génova, el 14 de septiembre de 1937. Era hijo de un contratista. Estudió en el politécnico de Milán y trabajó un año con su padre, antes de pasar cinco en Gran Bretaña y en Estados Unidos, donde trabajó en el estudio de Louis Kahn. Con Richard Rogers, su socio, ganó el concurso del Centro Georges Pompidou en París, en 1971. Fue su reconocimiento internacional. Fundó su estudio, con sedes en París y Génova en 1980, y se asoció con el ingeniero Peter Rice durante algunos años. Entre sus más importantes trabajos están el museo Menil, Houston, Estados Unidos (1981-1987), el aeropuerto Kansai, en Japón, inaugurado en 1994, y la reconversión de la fábrica de coches Lingotto en un centro para las artes y los negocios, además de muchas viviendas y encargos para empresas industriales en Francia e Italia. A pesar de que se le ha clasificado como arquitecto de alta tecnología, la evolución de Piano es muy personal y refleja su gusto por el uso de excelentes materiales y una construcción sólida.
Renzo Piano (Génova, 1937) Arquitecto italiano. Nació el 14 de septiembre de 1937 en Génova (Italia), en el seno de una acomodada familia de empresarios de la construcción. 
Después del descalabro que para Italia supuso su participación en la Segunda Guerra Mundial, su infancia se vio ensombrecida por la decadencia y las carestías de la inmediata posguerra. Habría que esperar a la década de los cincuenta para que el país, y especialmente las ciudades del norte, como Milán, Turín y la misma Génova, despertaran de aquel largo letargo económico y empezaran a reconstruir los barrios, las fábricas y las infraestructuras, maltrechas por una guerra aún demasiado reciente. 
En ese contexto de recuperación económica, el joven Renzo, auspiciado por las grandes perspectivas que le brindaba el negocio familiar, decidió cursar estudios de arquitectura. Así, en 1959 entró en el Politécnico de Milán, donde se graduaría cinco años más tarde. También fue en Milán, y en ese mismo período, cuando conoció a la que sería su primera esposa, Magda Arduino. Fruto de aquella relación, en 1965 nacería el primero de sus tres hijos. 
Asimismo, en esos años de formación, Piano no se abstuvo de compaginar los estudios con el trabajo en la empresa constructora de su padre. Esta decisión habría de tener suma importancia en el posterior desarrollo de su carrera, toda vez que fue allí donde pudo empezar a experimentar, sin ataduras, con nuevos diseños y aplicaciones para materiales, algunos de los cuales, como por ejemplo el plástico, los emplearía en futuros proyectos como el del Pabellón de la Industria Italiana en la Exposición de Osaka (Japón) de 1970. 
Una vez terminados los estudios y bajo la influencia de su amigo y maestro, el proyectista Jean Prouvé, desarrolló una serie de diseños cada vez más rupturistas con los que pretendía cuestionar paradigmas tradicionales de la arquitectura como la autoría, la perdurabilidad o la rigidez espacial. Bajo estas premisas, proyectó una serie de edificios adaptables, como la Casa de Garrone (Alessandria, Italia, 1966), en los que el propietario podía alterarlos o completarlos según su conveniencia y necesidad. 
En ese mismo período desempeñó también una intensa labor docente e impartió clases en su antigua universidad, el Politécnico de Milán, así como en la Architectural Association School en Londres. 
En este último centro entabló amistad con Richard Rogers, un arquitecto tan joven e inconformista como él que lo pondría en contacto con la arquitectura metabolista y visionaria preconizada por el grupo vanguardista inglés Archigram. Las afinidades entre ambos les empujaron a asociarse y crear una oficina aún hoy mítica, Piano & Rogers. 
Después de unos primeros proyectos que no pasaron de la mesa de dibujo, en 1971 ganaron un concurso que habría de cambiar sus vidas: la construcción del Centro Georges Pompidou en París. El edificio, como en el pasado ya ocurriera con otro símbolo de la ciudad, la Torre Eiffel, fue polémico desde un principio. 
Centro Georges Pompidou 
Para buena parte de la opinión pública, aquella enorme cápsula transparente que dejaba a la vista -hecho insólito hasta aquel momento- las tuberías, los conductos de ventilación y demás, se asemejaba más a una refinería que a lo que propiamente debía ser un centro de arte. Con todo, y a pesar de las voces contrarias y de las enormes dificultades técnicas y estructurales que entrañó la construcción del singular edificio, los trabajos siguieron adelante y en 1977 se inauguró con solemnidad de Estado. 
Desde entonces, el Beaubourg -como popularmente se le conoce- se ha convertido en una de las principales atracciones de la ciudad. Prueba de ello son los más de 150 millones de personas que lo visitaron en sus primeros veinte años de vida y que obligaron a renovarlo a fines de la década de los noventa, en un largo y costoso proceso dirigido por el propio Renzo Piano. 
En 1977, junto con el ingeniero Peter Rice, fundó un nuevo estudio en Génova. De ahí saldrían en los años siguientes, y hasta la muerte de Rice en 1993, trabajos altamente reflexivos. Éste fue el caso de la Habitación-Laboratorio en Otranto (Italia, 1979), un taller de participación ciudadana en el que se debatió cómo debía rehabilitarse el barrio antiguo de la ciudad; o el de la Vivienda Evolutiva en Corciano (Perugia, Italia, 1978-1982), una urbanización diseñada a partir de unos módulos prefabricados y estandarizados de hormigón acoplables entre sí, y cuyo interior podía ser modificado por el propietario. 
Museo de la Menil Collection (Houston. USA) 
“El edificio que acoge The Menil Collection -diseñado por Renzo Piano y Richard Fitzgerald & Partners- cuenta con una ingeniosa cubierta que permite la entrada de luz natural”. 
Entre las intervenciones de Renzo Piano más relevantes de este período cabría destacar, entre otros, el Museo de la Menil Collection (Houston, Estados Unidos, 1981-1986), destinado a alojar una importante colección privada de arte primitivo y contemporáneo. Uno de los retos del proyecto fue el de conjugar los muchos condicionantes que la propietaria y benefactora, Dominique de Menil, había impuesto al diseño. 
Tales requisitos se solucionaron creando un edificio en el que los distintos volúmenes y planos se interrelacionaron entre sí y con el exterior a partir de una galería circundante. Con todo, uno de los elementos más logrados fue la cubierta de las salas de exposiciones, creada mediante un entramado de finísimas placas de hormigón que, a la vez que dejaban penetrar la luz solar, impedían que los rayos ultravioletas, dañinos para la conservación de las piezas, se filtraran en el interior. 
Aeropuerto de Kansai (Osaka, Japón), Vista aérea del aeropuerto de Kansai, en Osaka, cuya particularidad reside en que fue construido sobre una isla artificial. 
El Aeropuerto de Kansai (Osaka, Japón, 1988-1994) estaría entre sus obras más complejas. No en vano, el aeropuerto, asentado en una isla artificial en la bahía de Osaka, debió idearse para resistir los frecuentes terremotos y los ocasionales, pero aún más terribles, maremotos. 
La principal innovación del proyecto fue la aerodinámica y ondulante cubierta de la terminal, que, lejos de ser un capricho estético, vino determinada por las investigaciones y los cálculos de resistencia estructural. El éxito de esta obra colosal se confirmó en 1995 cuando un fuerte terremoto sacudió el área de Osaka y en Kansai ni tan siquiera se rompieron las cristaleras.
Otra de sus obras insoslayables es el Centro Cultural Jean-Marie Tjibaou en Noumea (Nueva Caledonia, 1991-1998), en el que aunó las culturas del Pacífico y la modernidad. En 1998, año en que finalizaron las obras del conjunto, Piano recibió en la Casa Blanca de manos del presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, el prestigioso Premio Pritzker, considerado el Nobel de la arquitectura. 
En los últimos años, Renzo Piano ha seguido manteniendo un ritmo de actividad frenético, realizando obras y proyectos por todo el mundo. De entre estos trabajos recientes habría que mencionar el Museo de la Fundación Beyeler (Basilea, 1992-1997), la Remodelación de la Potsdamer Platz (Berlín, 1992-1998), el Auditorio Paganini (Parma, 2001), los tres auditorios del Parque de la Música (Roma, 1994-2002) y la nueva sede del The New York Times en Manhattan (Nueva York), proyecto aún en fase de ejecución. 
La Fundación Beyeler de Riehen, cerca de Basilea, Suiza.
Es la propietaria de la colección de arte de Hildy y Ernst Beyeler, trasladada a la fundación en el año 1982. El pequeño museo, concebido por Renzo Piano, alberga desde 1997 la colección Beyeler. Se muestran alrededor de 200 obras de arte de Degas, Monet, Cézanne, van Gogh, Picasso, Warhol, Lichtenstein o Bacon. 
Desde que en 1977 cambiara el curso de la arquitectura moderna con la construcción del Centro Georges Pompidou, Renzo Piano no ha dejado de evolucionar y aun de sorprender con cada uno de sus proyectos. Aunque no han sido pocas las voces que lo han calificado como el arquitecto de la alta tecnología, él siempre ha rehusado este tipo de etiquetas: «Cuando el estilo llega a convertirse en una marca, en un sello personal, éste deviene una jaula». Sus innovadores diseños, lejos de ser casuísticos o ambiguos, como a veces se ha dicho, han sido configurados en estrecha relación con el marco geográfico y cultural en el que están asentados así como con la función y los destinatarios de los mismos. Este sentido ético de la práctica arquitectónica sería, precisamente, el atributo que mejor podría definir la poliédrica y extensa obra de este gran proyectista italiano. 
He realizado una recopilación de su obra, espero que guste a los compañeros e internautas que frecuentan esta sección de arte del foro de xerbar. 
Renzo Piano (izquierda) junto al presidente de la República Italiana Giorgio Napolitano, 2007. 
Renzo Piano. Arquitecto. Nació en Génova, Italia, en 1937. Entre 1959 y 1964 estudió en el Politécnico de Milán; en ese mismo lugar hizo clases hasta 1968. En la empresa de construcciones paterna, en Génova, tuvo la oportunidad de experimentar con proyectos y materiales, como cubiertas ligeras de plástico, que empleó después en el pabellón de la industria italiana de la Expo de Osaka, en 1970. Hay que destacar, también, los ensayos de Piano con edificios “adaptables”, como la casa de Garrone, junto a Alessandria -1969-, construida y modificada por el propietario mismo. 
Mediante la enseñanza en el Politécnico y en la Architectural Association School de Londres, Piano entabló estrecho contacto con Richard Rogers. Algunos trabajos comunes quedarán sólo en proyectos, hasta que ganaron el concurso, en 1971, para la construcción del Centre National d’Art et de Culture Georges Pompidou -1971 a 1977- de París. A partir de ahí, y en ese mismo año, abrieron en París un estudio conjunto que mantuvieron hasta 1977. 
En 1977, Piano abrió, también, un estudio en Génova con el ingeniero Peter Rice. De allí salieron trabajos como la “Habitación-Laboratorio” en Otranto -1979- para la renovación de la ciudad, una urbanización en Corciano, al lado de Perugia -1978 a 1982-, así como el Museo de la Menil Collection en Houston, Texas -1981 a 1986-, un pabellón de deportes en Rávena -1986-, un estadio en Bari -1987 a 1990- y el Synchroton de Grenoble -1987-. 
Luego colaboró en la creación de la fundación “Architectural Workshop Foundation”, un programa educacional generado en conjunto con la Escuela de Diseño de Harvard con la idea de desarrollar la idea de “Bottega” entre los aprendices. Aquí se aprende haciendo. 
Como muchos otros, Renzo Piano estableció a la tecnología como el punto de partida para sus diseños. Afortunadamente, logró combinar la tecnología de manera adecuada con el carácter arquitectónico basado en la preocupación de las necesidades de quien habita lo que se construye. 
En sus trabajos más recientes, Piano ha aplicado sus experimentos estructurales a muchos proyectos sociales y cívicos. Dentro de los últimos proyectos vale la pena destacar: la renovación del Centro Pompidou -1996-, la construcción de la torre de oficinas para KPN Telecom e Rótterdam -1997- y el complejo habitacional “Braço de Prata” en Lisboa -1999-. 
Obras 
– Centro Georges Pompidou (con Richard Rogers), París, Francia. 1971-1977 
– Museo de la Colección Menil, Houston, EE UU. 1982-1986 
. Aeropuerto Internacional de Kansai, Osaka, Japón. 1988-1994 
– Renzo Piano Building Workshop, Punta Nave, Italia. 1989-1991 
– Cruceros “Royal Princess” y “Crown Princess”, de Princess Cruises. 1989-1991 
– Centro Cultural Canaco J.M. Tjibaou en Noumea, Nueva Caledonia, Francia. 1991-1998 
– Iglesia de Peregrinaje Padre Pio, S. Giovanni Rotondo, Italia. 1991-2004 
– Museo de la Fundación Beyeler, Basilea, Suiza. 1992-1997 
– Reforma de la antigua fábrica de Fiat en Lingotto. 
– Reconstrucción de una sección de la Potsdamer Platz (Daimler-Benz), Berlín, Alemania. 1992-2000 
– Auditorio Parque de la Música, Roma, Italia. 1994-2002 
– Ampliación del High Museum of Art, Atlanta, EE UU. 1999-2005 
– Maison Hermès, Tokio, Japón. 1998-2001 
– Centro Paul Klee, Berna, Suiza. 1999-2005 
– Futura sede de The New York Times, Nueva York, Estados Unidos. 
– Nuevo edificio del Whitney Museum of American Art, Nueva York. En construcción. Previsto para 2012. 
– Centro Botín de la Cultura Santander, España. 2011-2014 
Una imagen virtual del nuevo Centro de Arte Botín desde Santander. 
Premios 
1989: R.I.B.A. (Real Instituto de Arquitectos Británicos) Real Medalla de Oro de Arquitectura 
1990: Premio Kyoto 
1994: Embajador de Buena Voluntad de la Unesco para la arquitectura 
1995: Premio Erasmus [2] por haber aportado a Europa una contribución excepcional en el mundo de la cultura. 
1995: Praemium Imperiale, concedido por la Japan Art Association 
1998: Ganador del Premio Pritzker de arquitectura. 
2002: Medalla de Oro UIA (Unión Internacional de Arquitectos) 
En 1998 recibió el Premio Pritzker de arquitectura, el más importante galardón de esta disciplina que se entrega en el mundo, recibiéndolo para el veinteavo aniversario de este premio.